El síndrome de Asperger (SA) está incluido dentro de los Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD) y está considerado un Trastorno del Espectro Autista (TEA), sin embargo, dadas sus competencias intelectuales y lingüísticas, se diferencia del autismo clásico.

Fue descrito por el pediatra austriaco Hans Asperger (1944) tras realizar un estudio e identificar un patrón de comportamiento y habilidades muy específicas, predominante en niños varones.  Fue quién lo describió en un primer momento  como un trastorno de la personalidad, marcado principalmente por el aislamiento social, y lo denominó “psicopatía autista”. Años más tarde Lorna Wing fue la primera persona en utilizar el nombre de Síndrome de Asperger, tras recoger las investigaciones del pediatra Asperger en su artículo “El Síndrome de Asperger: un relato clínico” (1981).

SA se considera un trastorno muy frecuente, ya que afecta de 3 a 7 niños por cada 1000 recién nacidos. Algunas de las características que pueden manifestar las personas que presentan este tipo de síndrome  son las siguientes:

  • Con respecto a las relaciones sociales pueden presentar dificultades para:
  • Comprender las reglas complejas de interacción social.
  • Compartir emociones o preocupaciones de manera conjunta con las personas de su entorno.
  • Relacionarse con sus compañeros.
  • La interacción social, en especial con personas de su misma edad.
  • Con respecto a la comunicación y lenguaje, se puede observar que:
  • Sus conversaciones tienden a ser breves, literales.
  • Presentan dificultades para iniciar conversación y para encontrar o introducir tema de conversación.
  • Se adaptan con dificultad a las necesidades comunicativas de su interlocutor.
  • Presentan peculiaridades en el habla y el lenguaje, como por ejemplo hablar de manera demasiado formal o monótona, o interpretación literal del lenguaje.
  • Muestran dificultades en la comunicación no verbal, incluyendo el uso restringido de gestos, expresiones faciales limitadas o inadecuadas (interpretación de los sentimientos y emociones ajenas y propias).
  • Con respecto a las actividades e intereses por las personas se puede observar que:
  • Pueden presentar intereses limitados o preocupación inusual por un objeto en concreto, hasta la exclusión del resto de actividades u objetos.
  • Hacen preguntas repetitivas sobre sus intereses, siendo éstos sus temas principales de conversación.

 

Centro Médico Ssysna, Talavera de la Reina. Centro Especializado en el Niño y la Familia. T 925 680 720

Neuropediatra, Foniatra, Logopeda

CategoryBlog