Ya ha llegado el calor de lleno y en estos días la subida de temperaturas es evidente, por eso no viene mal recordar que debemos hacer para prevenir los efectos nocivos del calor que pueden dañar nuestra salud y como actuar ante esta circunstancia.
El “golpe de calor” es un síndrome (conjunto de síntomas) que ocurre cuando debido al calor que hay en el ambiente, el cuerpo no es capaz de mantenerse a una temperatura inferior a la que hay en el exterior. La temperatura ideal del cuerpo para funcionar de manera correcta son 37*, a partir de esa temperatura en el exterior, el cuerpo pone en marcha una serie de mecanismos como el sudor para refrigerar el cuerpo y seguir manteniendo sus 37*, es como si tuviera un termostato interno. Pero hay ocasiones en que esos mecanismos por diversas causas fallan y la temperatura del cuerpo se eleva cada vez más para igualarse con la del exterior y entonces aparece el “golpe de calor”. La causa más importante para que se produzca es el calor extremo sumado a un alto porcentaje de humedad, pero puede agravarse según la edad y si padece alguna enfermedad crónica. Los grupos más sensibles a sufrir este problema son las personas con ambos extremos de edad, es decir los bebés y niños pequeños y los ancianos, también las personas con enfermedades crónicas como diabetes, demencias… Las personas con alguna discapacidad, la ingesta de drogas y la práctica de deporte también son factores de riesgo. Hoy os trataré de explicar como podemos prevenirlo y si ocurre, que podemos hacer para tratarlo a tiempo y evitar peores consecuencias, ya que si no se trata a tiempo puede llegar a causar la muerte de la persona.

En primer lugar debemos de tener una conducta de PREVENCIÓN para que esto no ocurra y para ello las medidas que debemos adoptar son las siguientes:
– Es muy importante evitar salir a la calle en los días calurosos entre las 13 y 18 horas que es cuando se producen los picos de temperatura más elevados.
– Evitar realizar ejercicio físico y grandes esfuerzos en las horas centrales del día.
-Si se sale a la calle usar ropa de color claro porque absorbe en menor cantidad la radiación del sol, suelta para que se produzca una mejor transpiración del sudor y ligera.
-Permanecer a la sombra y si hay que caminar por el sol usar un sombrero o gorra para cubrir la cabeza. En la playa siempre sombrilla.
-Usar cremas de protección solar para evitar quemaduras y por consiguiente aumento de la temperatura del cuerpo.
– Hidratarse bien, es decir, tomar gran cantidad de agua y líquidos durante todo el día.
– Tomar mucho fruta y verdura que nos aportan sales minerales para evitar la deshidratación.
– Si por motivos laborales debemos hacer una actividad al aire libre debemos tomar un descanso y beber cada 15-20 minutos.
– Bajo ningún concepto dejar a un niño o a un animal en el coche con temperaturas extremas, todos los años se repite algún caso con el mismo desenlace fatal.
– Dentro de casa para evitar que el calor se acumule se deben mantener las persianas y ventanas cerradas y usar si es preciso ventiladores o aparatos de aire acondicionado para disminuir la temperatura de la misma.

Cuando se está produciendo un “golpe de calor” los SÍNTOMAS que se empiezan a manifestar son los siguientes:
-Temperatura del cuerpo por encima de 40*
-Sed
-Debilidad o fatiga
-Dolor de cabeza
-Sensación de mareo
-Confusión y desorientación
-Falta de sudor
-Enrojecimiento de la piel
-Respiración rápida y superficial
-Debilidad muscular o calambres (como si las piernas no tuvieran fuerzas para sujetarnos)
-Náusea y vómitos
-Irritabilidad
-Taquicardia (Aumento de la frecuencia cardíaca).
-Convulsiones
-Pérdida de conocimiento
-Disminución de la orina

Si se manifiesta el “golpe de calor” y no sabemos que hacer, lo más aconsejable es llamar al 112 y ellos nos irán dando las instrucciones a seguir, si nos acordamos, la FORMA DE ACTUAR en estos casos debe de ser la siguiente:
-Tumbar a la persona con las piernas elevadas en un lugar fresco y a la sombra.
-Disminuir la temperatura de forma gradual.
-Retirar el exceso de ropa
-Si está consciente ofrecer líquidos, en ningún caso alcohol para reanimar más rápido.
– Enfriar el cuerpo progresivamente aplicando toallas húmedas.
– Dar aire con abanico o ventilador.
– Si la persona está consciente trasladarla a un centro médico para valoración y si está inconsciente llamar al 112 para su traslado.

Si se sufre un golpe de calor en los días siguientes hay que tener especial precaución y tomar con seriedad las medidas de prevención descritas antes.

Ya sabéis, cuidado con el calor en estos días que nos enfrentamos a una gran subida de las temperaturas.

CategorySin categoría